Empresarios podrían ser sancionados por Estados Unidos

Tomado de Actualidad con Dino Andino.

Los más 11 años de maridaje entre la dictadura de Daniel Ortega y los empresarios podría llevar, a estos últimos, a ser sancionados por Estados Unidos. La primera que dio luces a esta posibilidad fue la embajadora norteamericana Laura Dogu en su mensaje de despedida. A finales de octubre de 2018, mientras el país vivía la crisis sociopolítica más sangrienta después de la guerra civil, la diplomática llamó la atención a los empresarios y dijo que la comunidad empresarial valoraba más la estabilidad que la sostenibilidad. “Creían que el crecimiento económico traería oportunidades”, enfatizó la embajadora.

Los empresarios mantenían con el Gobierno un «modelo de alianza, diálogo y consenso» con el que aprobaban leyes, exoneraciones fiscales, facilitación del comercio, nombraron empresarios en poderes del Estado, entre otros. Todo se vino abajo cuando Ortega mandó a reprimir a la población y estos decidieron «unirse» a las expresiones de protestas. Convocaron a «Paro Nacional» y tomaron el liderazgo político de la negociación con la dictadura.

«Nunca se logró establecer un liderazgo nacional nacido de la propia base de lucha, lo que permitió que representantes del gran capital lograran obtener la hegemonía en la dirección política en la mesa de negociación con el régimen y la representación internacional de la protesta», escribió el analista político y sociólogo Óscar René Vargas en un artículo de opinión.

En ese mismo discurso, Dogu señaló que Estados Unidos tiene en la mira no solo a los funcionarios del gobierno sino también a aquellos que no forman parte del gobierno y que se han beneficiado, facilitado o participado en la corrupción.

Estados Unidos ha incluido en su lista a sancionados a 20 funcionarios nicaragüenses de diversos poderes del Estado, solo el Poder Judicial se ha escapado del Tesoro estadounidense. Rafael Estrada, presidente de la Fundación Nicaraguans for Security and Prosperity (NSP) dijo que están cabildeando para que se apliquen sanciones a “ciertos individuos y grupos que están en Nicaragua colaborando y facilitando esta dictadura”.

“Entiendo que van a haber unas sanciones contra algunos señores miembros del grupo de empresarios de Nicaragua. Se les ha dado muchísimo tiempo para que ellos vayan a distanciarse del Gobierno y, tienen que entender que la realidad de Nicaragua es que hay mucha gente que no tiene conocimiento de las negociaciones o negocios que se están haciendo a espaldas del pueblo de Nicaragua, gente de influencia en Estados Unidos está muy clara de eso y solo es tiempo para que algunos señores vayan a recibir algunas sanciones”, sentenció Estrada.

A finales del 2019, la embajadora de Estados Unidos Laura Dogu definió cómo era el nicaragüense después de abril 2018: “la gran mayoría de los nicaragüenses ya no aceptarán más la corrupción de los funcionarios gubernamentales o de las empresas privadas y que ya no confían en las instituciones del gobierno. Quieren un país que proteja sus derechos y quieren elecciones libres, justas y transparentes. Lo que entienden es que la prosperidad, la seguridad y la democracia sólo pueden funcionar bien cuando todas se complementan”, valoró.